Algunas notas del migratorio…

Pajareando por el Humedal del Burro en Bogotá, sector de Techo, he podido observar especies que nunca pensé encontrar en este lugar, genera impresión poder apreciar el azul violáceo del pecho y cuello de la Porphyrio martinica o más conocida con el alias de la Tingua Azul…, su pico rojo y su movimiento de subibaja de la cola mientras va picando y picando por el todo el borde del cuerpo de agua del humedal, pasa por pequeñas playas de barro negro, vegetación con juncos, y también lastimosamente entre tarros, botellas, bolsas plásticas, icopores…. en esta ciudad tan grande nos hace falta amor y sentido de pertenencia por los estos sitios sagrados en los que aún habitan especies de animales que no teníamos ni idea que estaban ahí, impresionantes especies migratorias que vienen de los puntos extremos de nuestro continente…

A la Porphyrio no es fácil poder observarla en este sitio, tal vez se debe contar con algo de suerte y paciencia, la he podido observar unas pocas veces en el extremo más oriental del humedal, en ese sitio hay un puente peatonal a nivel de terreno y una reja en malla eslabonada que afortunadamente protege el perímetro de la totalidad del humedal, desde hay uno puede observarlas; hay días que en éste sitio no se ve ninguna especie de ave acuática, así uno se quede un buen rato no se dejan ver, afortunadamente en esos buenos ratos se pueden observar y escuchar los melodiosos cantos premonitorios de lluvia de los Turdus fuscater y los llamados de las Zonotrichias capensis especies que siempre acompañan todos los recorridos junto a las Zenaidas auriculatas, los Orochelidon murina (con sus impresionantes vuelos de kamikaze), los Colibrí coruscans, los Tyrannus mecalcholicus

1 pensamiento sobre “Algunas notas del migratorio…

  1. Me lleva Fercho a conocer un humedal de la sabana, con su tono conservacionista, es como haber estado, sin haberlo nunca disfrutado, hablando de la parte Natural, la de la Naturaleza, no la de la naturaleza aberrante del que no debe estar ni aquí ni allá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.